Reformas de tejado: ¿Por cuánto te puede salir?

Tarde o temprano siempre llega el momento en el que tenemos que hacer una reforma de tejado. Normalmente si tenemos una casa de pueblo es más habitual, aunque es cierto que cada vez con más chalets comprados, también tenemos que realizar alguna reforma. Y la primera pregunta que nos viene a la cabeza, como es lógico, es pensar ¿cuánto nos puede valer? Pues bien, vamos a intentar aclarar estas dudas con Cubiertas Estévez, una empresa de Madrid con una amplia experiencia en construcción y reforma de cubiertas y tejados en mal estado de edificios de particulares o empresas.

Como dato, lo primero que tenemos que hacer es buscar una empresa que ofrezca la mejor relación calidad precio, que se esfuerce al máximo en las tareas de la construcción y la reforma de cubiertas, y sobre todo, que se sepa adaptar cada proyecto a las necesidades de todos los clientes. Y vamos a los que nos interesa, ¿cuánto cuesta?

El reparar un tejado

Está claro que no todas las reparaciones de tejado valen lo mismo porque hay diferentes reformas que se pueden realizar, todo dependerá de las características de cada tejado. Obviamente, cuanto más tiempo y trabajo lleve la reparación de tejados, mayor será su coste. Sin embargo, algunos de los trabajos necesarios para arreglar tejados son sencillos y evitarán problemas mayores en el futuro. Pero como te decimos, para eso te tienes que poner en manos de profesionales. Como te decimos, lo mejor es que hagas un presupuesto con la empresa que se ajuste a tus necesidades. Y dentro de estas cuentas, pues tienes que tener en cuenta estos aspectos .

La reparación de un tejado se puede hacer por partes o completamente. Ahora bien, tenemos que tener en cuenta que cambiar el tejado entero es la reforma más cara que se puede realizar. Es el momento de hacer cuentas, hay que tener en cuenta la mano de obra, y todos los trabajos antes de poder disfrutar del nuevo tejado, la reforma tendrá un coste aproximado de entre 70 y 120 euros por metro cuadrado. Así que es el momento de echar cuentas, hablar con la empresa y pensar qué es lo que te viene mejor. Por supuesto, todo dependerá de los materiales y de la ciudad donde vivas. No es lo mejor reparar un tejado de una casa en La Castellana de Madrid que hacerlo en un pueblo perdido de la meseta de Zamora.

Las tejas

La parte más importante de los tejados, como su nombre indica son las tejas. Por eso,  cuando toca cambiar y reponer algunas tejas hay que pensar que es el trabajo más sencillo que se puede realizar al reparar un tejado, por ello también el que menos cuesta. El precio para cambiar tejas de un tejado puede estar en torno a los 70 euros por metro cuadrado, así que el coste final dependerá del número de tejas afectadas. Además, de la calidad de las tejas, ya que puedes encontrar de diferentes versiones.

Las goteras

Ahora bien, muchas veces el motivo por el que cambiamos y necesitamos reformas en el tejado de casa es por culpa de las goteras. Aunque siempre son molestas, es cierto que es un problema sencillo de resolver si te pones en manos de profesionales. Eso sí esto va a depender del nivel de afectación y de la parte de tejado que esté afectada por este problema, pero en general puede costar cerca de los 1000 euros, aunque siempre dependerá de diversos factores. Además, las goteras pueden provocar humedades, en ese caso lo que tienes que hacer es consultar con los profesionales para que miren también las paredes.

Mejoras

En otras ocasiones no es preciso tener que cambiar por completo el tejado, pero sí que tenemos que hacer mejoras. Por ejemplo, esto ocurre cuando el tejado es antiguo o está mal realizado. En ese momento cuando a pesar de que su aspecto sea bueno, hay que hacer alguna mejora. Un ejemplo lo tenemos en las casas viejas que hace mucho calor en el piso de arriba, donde el tejado necesita una renovación. Suele pasar en chalets que poco a poco van acusando el paso del tiempo y sobre todo si les da mucho el calor en verano y sufren lluvias en invierno. El aislamiento de estos elementos es fundamental para no perder energía dentro de la casa, lo que permitirá ahorrar en costes a la larga.

Seguro que ahora lo tienes más claro. Es el momento de decidir si quieres realizar una reforma en tu tejado o no. Las cuentas pueden salir perfectamente.

Ducha o bañera

¿Vosotros sois de ducha o de bañera? Sinceramente yo no lo tengo muy claro, de hecho podría decir que cuánto más lo pienso más dudas tengo al respecto. A nivel decorativo, la realidad es que hay soluciones magníficas para ambos productos, pero a nivel de funcionalidad, comodidad o preferencia, pues la verdad es que dudo muchísimo y por eso no sabría qué recomendar en cada caso.

Vamos a analizar un poco la situación. La bañera es fantástica en muchísimos aspectos, ¿os imagináis un baño relajante de espuma con una copa en la mano y ninguna prisa por salir? Sería maravilloso poder hacer eso una vez por semana por lo menos, porque dejando a un lado el tema del derroche de agua la realidad es que es fantástico para reponer fuerzas y reponernos un poco al final de la semana. Ahora bien, ¿es realmente cómoda la bañera para todas las situaciones? Pues yo creo que no, sinceramente.

Familias con niños

Cuando en casa tenemos niños, sobre todo si son pequeños, es posible que echemos en falta una bañera si no disponemos de una de obra ya que la vamos a necesitar. Siendo muy bebés, normalmente se usan las típicas bañeras de plástico con reductores para bañar a nuestros peques, pero conforme van creciendo esas bañeras se quedan pequeñas pero los niños no van a aceptar las duchas rápidas fácilmente así que lo ideal es disponer de una bañera clásica, al uso, por lo menos hasta que nuestros hijos cumplan los 5 años. A partir de ahí tendremos que hacer de tripas corazón y empezar a ducharles aunque ellos prefieran la bañera porque si queremos contribuir con el medioambiente no podemos estar dando baños a nuestros hijos ni todos los días, ni cada dos días.

Familias con personas mayores

Ahora vamos al caso opuesto, y es que cuando se cumple cierta edad levantar las rodillas para entrar y salir de la bañera puede ser toda una odisea, e incluso peligroso si lo hacemos sin compañía.

Para una persona más o menos mayor, siempre va a ser más sencillo entrar en una ducha a ras de suelo que tener que entrar en una bañera, ya sea para darse un baño relajante o para ducharse en ese mismo espacio, por lo que tal vez sea interesante hacer la típica obra para cambiar bañera por plato de ducha llegado el caso. Según la empresa Baño Spacio esta reforma se puede realizar en 24 horas por lo que realmente una persona mayor no tendría que sufrir mayor inconveniente que tener que estar 24 horas sin usar la ducha, lo cual es bastante asequible.

Familias jóvenes sin hijos

En este caso tal vez puedas elegir según tus gustos sin tener que pensar más allá de lo que te apetece en ese momento aunque la verdad es que si piensas tener hijos el día de mañana, tal vez deberías mantener la bañera hasta que pasase esa fase. Si no vas a tener hijos o tienes clara la fórmula que vas a utilizar si quieres tenerlos a pesar de no tener bañera, entonces podrás elegir una u otra opción libremente, dependiendo de tus gustos y preferencias. En este caso, yo, no sabría qué elegir.

La realidad es que una ducha con una buena mampara de cristal en una ducha a ras de suelo crea una sensación de amplitud que la bañera no puede darnos. Tal y como explican en Mampara Market, las mamparas más sencillas, sin adornos en el cristal ni efectos moteados, son los más elegantes y los que más amplitud consiguen proyectar, a pesar de que si vives compartiendo piso tal vez no sea lo más adecuado (sobre todo si comparten baño).

Ahora bien, esa amplitud, a pesar de tener un cuarto de baño de dimensiones reducidas, podemos conseguirla mediante otras técnicas como conseguir que el blanco predomine sobre cualquier otro color en la estancia, optar por la luz natural frente a la artificial si podemos elegir y utilizar muebles de baño adaptados al espacio. Loferhome, fabricante de muebles de baño con lavabo a medida, asegura que lo mejor es medir el espacio para fabricar un mueble personalizado capaz de cumplir con las necesidades básicas sin que ocupe ni un milímetro más de lo necesario.

Pros y contras de la bañera

Ventajas

  • Comodidad: no hay nada como un buen baño para sentirte como nuevo, sobre todo si tu bañera es espaciosa.
  • Niños: si tienes niños comprobarás que es mucho mejor disponer de una que pelearte con ellos cada vez que quieras ducharlos.
  • Estética: esto es un poco cuestión de gustos pero por cultura no hay nada más elegante que tener un baño amplio con una bañera grande a tu disposición (siempre y cuando hablemos de un baño bien cuidado, higiénico y bonito).

Desventajas

  • Ocupan mucho espacio: si tu cuarto de baño no es muy amplio será un gran inconveniente tener una bañera ocupando la mitad del suelo.
  • Incómodas para acceder: tener que entrar y salir de una bañera es mucho más incómodo que hacerlo de una ducha, sobre todo si esta está a ras de suelo.
  • Menor gasto de agua: ducharte siempre es más económico que un baño, pues se gasta menos agua, y así de paso ayudamos al planeta.
  • Se pierde más tiempo en un baño que en una ducha.
  • Las bañeras causan más accidentes que las duchas estadísticamente hablando:
    • Asfixias por sumersión no intencional
    • Ahogamientos por descuido
    • Resbalones al entrar o salir de la bañera
    • Accidentes por electrocución al caer un pequeño electrodoméstico en la bañera (secadores de pelo, radios, afeitadoras, etc.)
    • etc.

Innovación

No obstante actualmente hay una nueva opción que podría ser la solución perfecta para quienes, como yo, tienen bastantes dudas al respecto. Se trata de una bañera con apertura frontal a ras de suelo para que, estando la bañera vacía, se pueda acceder cómodamente al espacio como si de una ducha se tratase. En el caso de querer darse un baño basta con fijar la parte inferior de la mampara que actúa como puerta a los laterales de la bañera (con cierres herméticos y estancos que lleva instalados) y podrás utilizar tu bañera de forma cómoda como hacías con la bañera de obra clásica.

Lo que pasa es que ahora mismo tanto el precio de este producto como su instalación es realmente elevado, por lo que está al alcance de unos pocos afortunados. Además, luego está el tema de que ante un deterioro, cualquier arreglo o cambio en este tipo de bañeras/ducha debe ser infinitamente más caro que si tienes una ducha o bañera normal.

Lógicamente si disponemos de un más de un cuarto de baño en la vivienda podemos tener tanto ducha como bañera y usarlos dependiendo de las preferencias de cada conviviente, o dependiendo de su necesidad, pero cuando hablamos de viviendas de más de diez años lo normal es que el número de baños disminuya drásticamente y de ahí que sea tan importante elegir adecuadamente la mejor opción para nuestra familia.

Algunos consejos

Sea cual sea tu decisión final, hay algunos aspectos importantes que no debes olvidar:

  • Toma bien las medidas del espacio que dispones para decidir entre bañera o ducha.
  • Si decides optar por la ducha, piensa si quieres sustituir la bañera por un plato de ducha de la misma medida o si prefieres una ducha de obra que te dará más libertad de medidas.
  • Ten en cuenta el cambio de grifería que será necesario si pasas de bañera a ducha. Actualmente la variedad de estilos y prestaciones es muy amplia y adaptable a todos los gustos y necesidades.