Condenado por arrojar a un hombre a las vias del tren de Madrid

vias tren madrid

Los actos tuvieron lugar en el andén de la estación de metro Montijo Eugenia, alrededor de la 1:10 del 14 de julio de 2018. Ángel Alfonso fue a ver a Joseph Pierre con un «qué te pasa», y le echó una mano. La víctima se cayó entre dos vagones de metro. El tren, que acababa de comenzar su viaje, le hizo caer. La Audiencia Provincial de Madrid condenó al agresor a diez años y seis meses de prisión.

Tras el veredicto de culpabilidad del jurado, el tribunal también condenó al acusado de 28 años a pagar 150.000 euros a la madre del difunto y 50.000 euros a cada uno de los dos hermanos de la víctima. La sentencia recuerda que el jurado demostró que Ángel Alfonso B.A. había empujado a José Pedro E.M. «suponiendo, sin preocuparse, que pudiera caer sobre la vía y ser aplastado por el tren tal y como realmente sucedió». La víctima murió instantáneamente.

Versión del convicto

El agresor declaró en el juicio que un incidente anterior con la víctima había desencadenado su acción.

El jurado tuvo en cuenta el punto de vista de las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la estación, donde se aprecia «que es el acusado quien va directamente a la víctima y no al revés». Por su parte, el atacante admitió haber empujado a José Pedro, aunque aseguró que su acción fue el resultado de un accidente previo entre ellos que comenzó en el metro, cuando le preguntó a alguien que estaba ahora y la víctima hizo un extraño comentario que ella no entendió.

Además, el acusado añadió al juicio que, mientras se dirigía a la salida del metro, pensó que José Pedro lo atacaría, por lo que le preguntó qué le estaba sucediendo y lo incitó a deshacerse de él. Sin embargo, sobre la base del vídeo y el testimonio de un testigo, el jurado concluyó que el comportamiento del acusado no fue imprudente, sino que cuando empujó a la víctima, pensó que podía caer entre los vagones cuando el tren se estaba yendo.

La pena

Por esta razón, el jurado se dio cuenta de que la circunstancia atenuante de que el acusado está influenciado por el uso de drogas aliviado por su defensa en el juicio no es creíble, una conclusión extraída de las declaraciones de la policía nacional que detuvo a Angel Alfonso B.A., el médico que lo reconoció y los médicos forenses.

Al fijar la pena, que puede oscilar entre diez y quince años de prisión, la Corte tuvo en cuenta el arrepentimiento del acusado, así como el hecho de que éste colaboró en el enjuiciamiento de los hechos reconociendo la acción que causó la muerte de la víctima, a pesar de haber «declarado que no tenía intención de matar». También evaluó la edad del acusado y los problemas que tenía con su consumo de drogas y alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *