Los tipos de vasos más usados en coctelería

¿Sabes que existen multitud de vasos diferentes? Si eres una persona ajena al mundo de la noche o a la coctelería puede que los nombres de muchos vasos y copas te suenen prácticamente a chino. Pero debes saber que cada cóctel o bebida combinada se sirve en un vaso particular que permite que se desprendan los aromas y que los sabores se aprecien en toda su plenitud. Así, en este artículo vamos a explicar los tipos de vasos más utilizados en coctelería. Un artículo que sirve de aproximación a este campo.

  • Vaso long drink

El vaso long drink se emplea para servir bebidas que se toman de manera tranquila y de tragos largos como combinados a base de zumo o de refresco. Se puede confundir con el vaso llamado highball, pero el long drink no tiene tanta altura.  “El vaso long drink es muy versátil tanto en barra como en mesa, ya que potencia el disfrute de la bebida gracias a su forma y a la calidad de su cristal”, explican desde Giona Premium Glass, marca de cristalería profesional con una amplia gama de productos de primera calidad.

  • Copa Margarita

La copa Margarita se utiliza para servir el famoso cóctel homónimo elaborado a base de tequila, triple sec y zumo de lima o de limón. Sobre este cóctel hay que indicar que una de sus particularidades es que se sirve con sal en los bordes de la copa. No obstante, la copa Margarita también se usa para servir otros cócteles como el Daiquiri o combinados a base de zumo de frutas.

Sobre la copa Margarita hay que señalar que tiene una forma particular que ayuda a su diferenciación ya que es más ancha en el borde. Suele tener una capacidad que ronda entre los 200 ml y los 350 ml.

  • Vaso Rock glass

Al vaso Rock Glass también se le conoce como Old Fashioned Glass. Se trata de un vaso pequeño que tiene poca altura, pero es ancho. En algunos casos está tallado lo que aporta una estética única a los vasos y un aspecto mucho más bonito. Este vaso es famoso porque se utiliza para servir el tradicional whisky.

  • Copa de Martini

Otro de los cócteles más famosos del mundo es el Martini, que se compone de ginebra con un chorro de vermut y una aceituna cruzada. Pues este cóctel se sirve en una copa especial llamada copa Martini. Este tipo de copa es bastante delicada, tiene un cuello muy delgado y el cristal suele ser bastante fino, cuestiones que le otorgan un aspecto muy sofisticado. La capacidad de esta copa suele rondar entre los 100 ml y los 300 ml, ya que hay copas de diferentes tamaños.

Aunque esta copa se conoce por servir el Martini, pero también se emplea para servir otros cócteles, especialmente aquellos que no llevan hielo y tienen una decoración muy simple.

  • Vaso Highball

Continuamos hablando de otro tipo de vaso, el llamado Highball, pero también conocido como Tumbler, vaso alto o vaso de trago largo. Este tipo de vaso como su propio nombre indica es alto y se utiliza para servir bebidas que se toman de manera lenta como combinados de vodka o ron con refrescos o zumos. La capacidad de este vaso suele rondar los 24 o 35 cl. Como ya hemos indicado este tipo de vaso se suele confundir con el long drink, pero el highball es más alto.

  • Vasos de chupito o ‘shot’

Por supuesto, otro de los vasos más utilizados en cualquier bar, especialmente de copas, es el vaso de chupito, también llamado vaso shot por su nombre en inglés. Este tipo de vasos son cortos y resistentes, ya que cuentan con una base bastante sólida. Suelen tener una capacidad que varía entre 30 y 120 mililitros.

Este tipo de vasos como su propio nombre indica se emplean para servir chupitos de diferentes licores, así como también para servir tequila. El líquido que se sirve en este tipo de vasos se suele tomar de un único sorbo y de ahí su nombre en inglés, llamado “shot” que se traduciría al español como disparo. Además de servir chupitos en este tipo de vasos también se emplean como recipiente de medida para calcular la cantidad de otros cócteles.

Estos son los principales vasos y copas utilizadas en coctelería, pero existen muchas más, aunque conocer estos tipos puede servir como una primera aproximación al mundo de la coctelería y la cristalería.

Los mejores materiales para suelos de exteriores

Si tienes una casa con terraza o jardín y estás pensando en darle un lavado de cara o en cambiar el suelo porque está deteriorado sigue leyendo. Porque en este artículo hemos reunido los mejores materiales para suelos exteriores, vamos a explicar las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

  • Cerámica

Los suelos de cerámica es una de las opciones más tradicionales para suelos de exteriores. Sobre las principales ventajas hay que señalar su gran durabilidad, suele ser un material que soporta muy bien las condiciones climáticas y que no se desgasta al estar a la intemperie. Además, estos suelos se instalan de manera muy sencilla y actualmente se puede encontrar una amplia variedad de modelos, formatos, colores o diseños.

Como inconveniente de este tipo de suelos hay que indicar que se suelen ensuciar con gran facilidad, por lo que la limpieza debe ser constante si no se quiere tener un aspecto descuidado.

  • Pizarra

Otro tipo de pavimento perfecto para exteriores es la pizarra. Un material con el que se consigue una estética elegante y otorga un aspecto precioso a los exteriores. Las principales ventajas de este tipo de material es que es duradero, inalterable e impermeable. “La pizarra es constante e inalterable en el tiempo. Y resiste perfectamente a distintas inclemencias meteorológicas como humedad, viento, nieve y o contaminaciones atmosféricas”, confirman desde Pizarras y derivados, compañía especializada en este material.

Como inconveniente cabe señalar únicamente el precio, que suele ser un poco más elevado al de otros materiales. Sin embargo, se está pagando calidad y durabilidad por lo que es interesante realizar la inversión si se piensa a medio o largo plazo.

  • Composite

Otro material perfecto para suelos exteriores es el composite, que se obtiene normalmente de la mezcla de fibras de madera y resinas plásticas como el poliuretano. Este tipo de suelo suele imitar la madera, pero al tratarse de una mezcla artificial se puede encontrar en diferentes tonos, diseños y formatos. Los beneficios de este tipo de suelo es que no es necesario mantenimiento y no se agrieta. Además, suele ser un material bastante barato, en comparación con otro tipo de pavimentos.

La principal desventaja de este tipo de suelos es que no se pueden reparar, es decir, si se ha estropeado una baldosa o lama de composite no se puede arreglar o aplicar ningún producto. Lo mejor en estos casos es cambiar la baldosa por una nueva. También hay que señalar que su durabilidad es muy inferior al de otros materiales como la pizarra o la cerámica.

  • Microcemento

Continuamos este artículo hablando de otro material perfecto para exteriores, el microcemento. Este material se obtiene del cemento y se suele usar en pavimentos utilizando finas capas de producto. Si no sabes qué es el microcemento seguro que en alguna ocasión has visto suelos grises de un aspecto similar al del cemento, pero más estéticos y con diferentes tonalidades en algunas zonas. Pues eso es el microcemento. Un material que da un aspecto industrial, moderno y estético a los espacios.

La principal ventaja es que no suele tener juntas por lo que aporta una sensación de amplitud den los espacios. Soporta muy bien los rayos solares y la humedad por lo que es perfecto para espacios al aire libre. Además, el mantenimiento es muy sencillo y económico.

No obstante, es importante señalar que existen varios inconvenientes con este tipo de material. Como primer punto negativo es que a largo plazo pueden aparecer grietas que afecten a la estética y la reparación en algunos casos puede ser complicada, ya que para que no se aprecie se debería realizar en una zona grande. También hay que señalar que siempre se debe contar con especialistas para su instalación porque la aplicación se debe realizar con conocimiento y de manera perfecta para garantizar un resultado óptimo.

  • Madera

Por supuesto, en este artículo no podía faltar la madera. Sí, a diferencia de lo que mucha gente puede pensar también se utiliza en zonas de exterior. Por supuesto, es un pavimento que requiere de un mayor mantenimiento que otros materiales, pero mucha gente prefiere tener que hacerlo para tener en sus espacios exteriores la belleza y calidez de la madera. Además, en muchos casos este mantenimiento tan solo consiste es aplicar cada 6 o 12 meses un tratamiento para proteger la madera del sol, los hongos o la humedad.

Está claro que los inconvenientes de la madera son su mantenimiento y que en algunas ocasiones a pesar de este mantenimiento se pueden sufrir alteraciones en el color. También hay que indicar que los suelos de madera pueden ser atacados por insectos, pero existen tratamientos para evitarlos.

  • Gres porcelánico

Y el último material de este artículo es el gres porcelánico, una cerámica de pasta compacta y dura, coloreada y sin poros. Un material perfecto para exteriores porque presenta una alta durabilidad, ya que se desgasta muy poco. Tampoco pierde color y resiste a altas y bajas temperaturas. Y se pueden encontrar en el mercado una amplia variedad de diseños de gres porcelánico, incluso algunos imitan a la madera.

Como principales inconvenientes sobre el gres porcelánico hay que señalar el precio, que a pesar de no ser de los materiales más caros de esta lista su precio es más abultado que otros como la cerámica. También hay que señalar que la instalación de este material no puede ser recomendada en algunos espacios, especialmente pequeños, así como por su dureza puede ser complicado realizar cambios o pequeñas obras en el futuro sin la ayuda de un experto.

En definitiva, estos son los mejores materiales para emplear en espacios exteriores. Decantarse por uno u otro dependerá de muchos aspectos como el propio espacio, el presupuesto disponible o la estética deseada. Pero es importante que si quieres tener un suelo perfecto confíes la instalación en profesionales y te dejes asesorar por ellos, ya que conocen a la perfección las ventajas e inconvenientes de cada material.

10 trucos para ahorrar en casa

Los gastos en el hogar es una cuestión que cualquier persona quiere limitar o intentar reducir. Porque estos gastos van sumando y a final de mes se aprecian notablemente en el bolsillo. Por ello, en este artículo hemos reunido un total de 10 trucos para ahorrar en casa. Unos consejos de todo tipo, desde cómo reducir las facturas de la luz, evitar gastos innecesarios en alimentación o en agua. Así que vamos con estos trucos, que si todavía no los estás aplicando deberías comenzar cuanto antes para intentar ahorrar más.

  1. Utiliza los electrodomésticos de manera inteligente

Los electrodomésticos consumen bastante electricidad, por lo que hay que saber utilizarlos de manera inteligente. Un claro ejemplo es el frigorífico, seguro que alguna vez acudes a la nevera, la abres, pero finalmente no sacas o metes ningún alimento. Pues este simple hecho ya es un gasto en la factura de la luz, porque se estima que cada vez que se abre el frigorífico el aparato consume un 7% más de energía.

  1. Pon la colada con agua fría

Un truco para ahorrar en la colada es hacer lavados con agua fría, ya que la lavadora consume mucha energía en calentar el agua. Además, el resultado de los lavados es prácticamente el mismo.

  1. Llena la lavadora

En el punto anterior decíamos que un truco para ahorrar con la colada es poner lavadoras con agua fría. Pero el principal truco para ahorrar con la colada es llenar la lavadora y evitar ponerla sin haber llenado su capacidad. Si sois una familia grande también deberíais pensar en tener una lavadora de amplia capacidad, para así poner menor número de lavadoras a la semana. “Existen lavadoras de 10 kilos de capacidad. Son unos equipos semi industriales, altamente eficientes con carga frontal. También hay que destacar que cuentan con unos ciclos rápidos, siendo el de lavado entre 30 y 40 minutos y el de secado entre 40 y 50 minutos”, indican desde LavaTur, empresa especializada en la gestión y venta de lavadoras profesionales.

  1. Evita el desperdicio de alimentos

Evitar el desperdicio de alimentos es el principal consejo de ahorro que debería seguirse en cualquier casa. En muchas ocasiones se compra a largo plazo, pero si no se está pendiente de la fecha de caducidad se puede desperdiciar mucha comida, lo que significa un desperdicio de dinero. Así que para evitar el desperdicio de alimentos es importante que mires bien la fecha de los alimentos para consumirlos antes de que llegue el plazo.

Además, en el caso de alimentos frescos puedes optar por congelarlos si no los vas a consumir próximamente. Y deberías saber que se puede congelar hasta la fruta, tan solo hay que prepararla. Otra idea para conservar alimentos frescos durante más tiempo es hacer otras recetas con ellos como mermeladas o conservas.

En cualquier caso, la idea es intentar evitar el desperdicio alimentario, ya sea con su consumo o congelando los alimentos.

  1. Ten cuidado con el consumo fantasma

El consumo fantasma se produce cuando los aparatos están conectados a la corriente y a pesar de estar apagados siguen consumiendo energía. La energía es menor que cuando están encendidos, pero no es nula. El mejor ejemplo de caso fantasma es el piloto rojo de la televisión, que muestra que está consumiendo energía a pesar de estar apagada.

Por ello se recomienda desenchufar de la corriente siempre que se pueda los aparatos que no se utilizan. Y es que puede parecer que no consumen casi, pero según los expertos el consumo fantasma supone entre el 7% y el 10% del consumo eléctrico de un hogar.

Existen diferentes formas de limitar el consumo fantasma, la principal es desenchufando los aparatos de la corriente cuando no se utilicen. Unos aparatos que pueden ser variados desde la televisión, el ordenador, la impresora o el cargador del móvil. Pero también puede ser algo engorroso tener que desenchufar algunos aparatos al estar los enchufes detrás de muebles. Y en esos casos se pueden utilizar regletas con interruptor para poder apagar al mismo tiempo diferentes aparatos.

  1. No desperdicies agua

El agua es un recurso fundamental en cualquier hogar, en función de la ciudad en la que se viva las facturas pueden variar de manera considerable. Pero existen algunos consejos que pueden servir para reducir el consumo de agua o al menos no desperdiciarla. Unos trucos que también pueden ayudar a ahorrar.

Un truco que puede ayudarte a ahorrar en agua es muy sencillo. Cuando cuezas pasta no tires el agua, ya que esta agua lo puedes utilizar para regar las plantas. Además, no solo para evitar el desperdicio, sino porque esta agua contiene almidón, que es muy bueno para las plantas y fomenta su crecimiento. Eso sí, debes dejar enfriar el agua antes de utilizarla para regar tus macetas.

Por supuesto, deberías evitar dejar el grifo abierto en algunas acciones como lavarte los dientes, fregar los platos o lavarte las manos. Por ejemplo, muchas personas mientras se lavan las manos no cierran el grifo y los segundos que tardan en aplicarse el jabón puede correr hasta medio litro, una cantidad que si se suma todos los días alcanza una cifra considerable. Por ello es importante durante estas acciones cerrar el grifo y tan solo encenderlo cuando sea necesario.

  1. Evita la secadora

La secadora es uno de los electrodomésticos con mayor consumo eléctrico en el hogar. Por eso es interesante evitar encender este aparato. Y es muy sencillo, ya que se puede optar por secar la ropa al aire libre, tan solo tardará un poco más, pero esta acción no supone ningún gasto. Si bien es verdad que en función de la zona de residencia o la época del año en algunas ocasiones es difícil evitar la secadora. En esos casos intenta ponerla en los periodos baratos de la electricidad.

  1. Aprovecha el calor residual de los electrodomésticos

Si quieres ahorrar puedes seguir este truco efectivo, que es aprovechar el calor residual de los electrodomésticos. Por ejemplo, si estás haciendo un asado en el horno los últimos minutos puedes apagarlo y dejar que se termine de hacer con el calor residual o si estás planchando la colada las prendas más finas las puedes planchar con el aparato desenchufado de la corriente. Este truco si bien no se nota demasiado en las facturas, pero a largo plazo puede suponer un ahorro sin la necesidad de hacer ningún esfuerzo.

  1. Consume energía en las horas baratas 

Recientemente en España han cambiado las tarifas eléctricas de PVPC a tres tramos horarios en los que varía el precio de la energía. Además, muchas comercializadoras del mercado libre también han optado por este horario. Así, en la mayoría de hogares españoles hay tres tramos, el punta, llano y valle.

El tramo punta es el más caro de los tres y si quieres ahorrar deberías limitar el consumo energético en este periodo. El tramo punta es de 10.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 22.00 horas de lunes a viernes, salvo festivos.

El llano tiene un precio medio. Es de lunes a viernes (salvo festivos nacionales) de 8.00 a 10.00 horas, de 14.00 a 18.00 horas y de 22.00 a media noche.

El tramo valle es el más barato y se debe intentar realizar el mayo consumo en este periodo para ahorrar. Las 24 horas de sábados, domingos y festivos nacionales son valles. Además, entresemana comienza a las 00.00 horas y finaliza a las 08.00. Por lo que puedes aprovechar para programar el lavavajillas por la noche o hacer la colada durante el fin de semana. Y es que poner los electrodomésticos en el horario llano puede suponer un gran ahorro, según la OCU si se pone la lavadora en valle en lugar de en punta se pueden ahorrar cerca de 42 euros al año, mientras que con el lavavajillas 41 euros y con el termo eléctrico 234 euros. Si te interesa descubrir el precio que podrías ahorrar con cada electrodoméstico visita este enlace.

10. Limita el consumo de precocinados

Los alimentos precocinados pueden ser una buena opción cuando no se tiene tiempo para cocinar. Pero hay que señalar que este tipo de alimentos suelen ser bastante caros. Si quieres ahorrar sale más barato cocinar. En lugar de apostar por los alimentos precocinados puedes seguir el siguiente consejo. Cuando dispongas de tiempo o vayas a cocinar cualquier plato o guiso puedes aprovechar para hacer más cantidad y congelar. Así, cuando no tengas tiempo para estar en la cocina puedes aprovechar para descongelar esas sobras y tomarlas. Si es verdad que si las descongelas rápido en el microondas utilizarás bastante energía, pero si te anticipas y por ejemplo sabes por la mañana que por la noche no tendrás tiempo para la cena puedes sacar el tupper que quieras del congelador y así evitarás el gasto del microondas al descongelar los alimentos con la temperatura ambiente.

Estos 10 trucos son bastante efectivos para ahorrar en el hogar. Por supuesto no son los únicos trucos y acciones que se deberían intentar cuidar, ya que se puede ahorrar o evitar consumos innecesarios en multitud de aspectos diferentes. Pero estos 10 trucos pueden ayudar a una familia a limitar el gasto. Por lo que si todavía no estás aplicando alguno de estos consejos deberías comenzar ya para intentar ahorrar lo máximo posible.